Desde tiempos prehistóricos la riqueza piscícola del lago atrajo al hombre, especializándose en las artes de pesca, ésta actividad es reconocida legalmente en el año 1.250 por el rey D.Jaime I, que es cuando se realizan las bases de pesca para la Comunidad de Pescadores de El Palmar (vecinos de Ruzafa que se instalaron definitivamente en la isla de el Palmar para faenar más fácilmente) y que luego se aplicarían a las de Silla y Catarroja.

placa

Hasta la industrialización del área de influencia del Lago, la pesca aportaba unos importantes rendimientos económicos; ya que las aguas limpias del lago ofrecían una gran diversidad y abundancia de peces (“gambeta”, “pexinot”, anguila, lubina, etc.), aunque hoy en día ha disminuido sensiblemente la pesca de lubina y anguila, ha aumentado la de llisa.

En la actualidad, esta centenaria sociedad cuenta con aproximadamente 400 socios, de los cuales un centenar permanece activo. Nuestra tarea persiste hoy en día siendo de lo más tradicional la pesca de la anguila y la pesca de llisa. Nos encontramos la pedania de El Palmar, junto al lago de la albufera, a pocos km de Valencia.